Día 5

¿Qué el rodaje ha finalizado? En absoluto; faltan los dos planos aéreos. Nos vamos a Nanclares de Oca a rodar la aproximación del coche a la cárcel real. La verdad que un poco inquietos porque, aunque Iñaki es piloto oficial -y legal- de drones, no hemos podido avisar a la Ertzaintza en las casi 15 llamadas que realicé a la comisaria. Y como un mal presagio, nada más aparcar pasa una patrulla; mejor que pase ahora que no después.

Iñaki activa el DJI Inspire y mi boca, que ya estaba abierta alucinando con dicha maquina, se abre aún más cuando consulta su app de tormentas solares que pueden influir en el vuelo del dron; somos la hostia de profesionales.

Finalizado nos vamos a la carretera del segundo aéreo, una recta de 1 kilómetro flanqueada por prados acuartelados encima del puerto de Orduña; precioso entorno. “Acelera, acelera” le tengo que decir al conductor Agus pues el DJI Inspire corría que se las pelaba. “Suave, suave” le tengo que decir al piloto Iñaki pues Agus no conseguía entrar en el plano del dron; somos la hostia de profesionales.

Y sí. Ahora sí: todo acabó. La compra de planos ya estaba hecha. La próxima parada sería cocinar los planos en la cocina de la postproducción.