Día 2

Ponemos rumbo a Santos de la Humosa para rodar las secuencias que tienen lugar en la casa de los personajes. Comenzamos a todo ritmo con el plano primero de la primera secuencia que abre el corto. Los primeros “bailarines” aparecen danzando con el juego de la wii. Y seguimos con una de las secuencias más impactantes: la secuencia de la discusión familiar donde los actores están espléndidos y que, tras el montaje final, sobrecogen.

Como vamos bien de tiempo, propongo a todo el equipo rodar un plano que siempre tuve en mente pero que jamás escribí en el guión. Un típico plano de esos de “por si acaso”. Fue un acierto; sería el plano más enigmático e inquietante de todo el corto. Tanto como aquella extraña tortilla.